ESPARTINASMUNICIPIOSPORTADAUMBRETE

Los Ayuntamientos de Espartinas y Umbrete se unen para mantener la producción de la empresa Ángel Camacho alimentación en la localidad espartinera

La empresa pretende el traslado de parte de la cadena productiva a la planta que tiene en Morón. 60 trabajadores pueden verse afectados por esta decisión. La planta de Espartinas verá reducida su trabajo hasta el punto, según el Comité de Empresa, que la actividad quedaría limitada a 3 meses al año.

REDACCIÓN

Los Ayuntamientos de Espartinas y Umbrete han mostrado su enorme preocupación por el desmantelamiento progresivo que está sufriendo la empresa Ángel Camacho Alimentación, negocio ubicado en la localidad espartinera dedicada a la aceituna de mesa, que pretende trasladar una parte de la cadena de producción a Morón de la Frontera. La alcaldesa de Espartinas, Cristina Los Arcos, y el alcalde de Umbrete, Joaquín Fernández Garro, han mantenido una reunión en el Consistorio umbreteño con el director general de la empresa aceitunera, Ángel Camacho Perea, donde conocieron la versión del empresario. El directivo alega pérdidas económicas provocadas por el Covid, la subida de la luz y los aranceles a la aceituna para unificar casi toda la producción en la localidad moronense, donde ya posee una planta.

Esta empresa cuenta a día de hoy en la planta de Espartinas con 73 empleados, la mayoría de ellos vecinos de Espartinas y Umbrete. Actualmente en la planta espartinera se realizan los trabajos de almacenaje, clasificado y relleno de la aceituna. La empresa pretende llevarse parte de la cadena productiva a las instalaciones que tiene en Morón, obligando al traslado de 60 trabajadores a esta planta. Ello reducirá drásticamente el trabajo de la planta de Espartinas, que se quedará con 13 trabajadores para labores de almacenaje y clasificación, con lo que, según indica el Comité de Empresa de la aceitunera, la actividad quedaría limitada a poco más de tres meses al año.

Los alcaldes han mostrado su preocupación por este desmantelamiento progresivo, ya que muchas familias de estas localidades trabajan en esta empresa y el traslado de 60 trabajadores a Morón les obligará a muchos de ellos a dejar sus puestos de trabajo, al no poder conciliar su vida con la nueva situación en la empresa. Así lo han comunicado los primeros ediles a la dirección de la empresa.

En una reunión de los alcaldes con el comité de empresa, los representantes de los trabajadores han trasladado su inquietud por los cambios en la empresa. Entienden que la pérdida de ingresos se debe a una situación coyuntural que revertirá, volviendo las cifras a positivo en breve. Al mismo tiempo, han anunciado movilizaciones que tendrán el apoyo de ambos ayuntamientos, que ya han comunicado a los trabajadores que estarán con ellos en su lucha por mantener abierta la planta de Espartinas con todos sus trabajadores.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar